martes, 26 de mayo de 2015

LA DERROTA DE UPN

Supongo que la dirección de UPN -Barcina es la presidenta hasta 2017- hará sus propios análisis sobre los resultados electorales y sobre la pérdida de miles de votos y apoyos en buena parte de Navarra. Pero creo, sobre otras razones y responsabilidades internas o personales que se puedan asumir, que a UPN le ha lastrado su negativa a abrir los ojos a la realidad de una sociedad navarra que había ya cambiado sus inquietudes, necesidades y demandas mientras el partido seguía anclado en los mensajes y miedos del siglo pasado. La prepotencia de sentirse inamovible en el poder le ha impedido ver que su discurso y su tiempo aparecían cada vez más viejos e inútiles para una mayoría de navarros y navarras. UPN no cambió nada cuando Navarra ya había cambiado. La nefasta gestión de los recursos públicos, el empeño en seguir como si nada de lo que ha ocurrido en Navarra estos años hubiera ocurrido, el encierro sin concesiones en un mensaje agotado y caduco, el empecinamiento en construir una Navarra cerrada y excluyente de una buena parte de la pluralidad de sus ciudadanos y la soberbia de negarse a reconocer sus errores les ha llevado a la derrota. Ni el recurso a los miedos de siempre ni la maniquea división entre buenos y malos navarros sirven ya. Quizá la derrota lleve a UPN al siglo XXI. Sería bueno para Navarra.
Joseba Santamaría, en Diario de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada