martes, 30 de junio de 2015

SARE

De acuerdo con el lenguaje de la Conferencia de Aiete, se dice que presos y víctimas forman parte de la agenda a abordar en lo referido a las llamadas consecuencias del conflicto. En Euskadi afloran las dos sensibilidades, aunque sean promovidas cada una por su lado y de manera diferente. Un activismo a pie de calle de los organismos que patrocinan a los primeros y otro más cercano a las instituciones de los que representan a las segundas. A pesar de que se presentan a través de una segmentación asociativa que se corresponde con una defensa de metas diversas que a veces chocan como si fueran antagónicas, casi todos esos colectivos quieren fundamentar su discurso y actividad en la razón humanitaria. Así, son diferentes grupos sociales que buscan, en el marco de un proceso de normalización social vasca, materializar sus objetivos particulares justificándolos sobre una misma base ética de carácter universal, como son los derechos humanos.  (klik egin-ver más)
Joxan Rekondo, en Aberriberri

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada