domingo, 27 de marzo de 2016

DECENAS DE MUERTOS TRAS UN ATENTADO SUICIDA EN UN PARQUE INFANTIL DE PAKISTAN


Las víctimas no son europeas ni estadounidenses y la noticia no ha causado conmoción en los medios dominantes del mundo. Pero el resultado es que a consecuencia de un atentado suicida  en un parque público en la ciudad pakistaní de Lahore, ha habido al menos 65 muertos y 280 heridos, siendo la mayoría mujeres y niños.
La explosión ocurrió en el aparcamiento del parque Gulshan-e-Iqbal, a escasos metros de unos columpios para niños. De momento nadie se ha atribuido la autoría de la explosión. Pakistán, un país con armamento nuclear de 190 millones de personas, enfrenta desde hace años la violencia de insurgentes talibanes, bandas criminales y grupos sectarios. Punyab es la provincia más grande y con mayores riquezas del país.
Varios testigos aseguraron haber visto restos humanos esparcidos por el aparcamiento en cuanto la nube de polvo que levantó al explosión comenzó a desaparecer. El parque tenía una gran concurrencia en la tarde del domingo debido al fin de semana festivo de Pascua. Es un lugar habitual para la celebración de las festividades de la minoría cristiana del país.
En 2014, Pakistán lanzó una ofensiva contra los talibanes y combatientes yihadistas asociados en Waziristán del Norte, buscando privarlos de las zonas de refugio desde las que lanzan ataques en Pakistán y Afganistán.
Punyab ha sido tradicionalmente más pacífica que otras zonas de Pakistán. Los opositores de Sharif lo han acusado de tolerar el extremismo a cambio de la paz en la provincia, algo que él rechaza.
Agencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada