jueves, 7 de abril de 2016

DEFENDIENDO LA DIGNIDAD SINDICAL

He sido un obrero durante 45 años de mi vida, y me han tocado los mejores años de lucha, años en los que se consiguieron derechos incontables gracias a ella, derechos que hoy nos están arrebatando por nuestra inacción. He participado en multitud de huelgas, manifestaciones, piquetes… en el franquismo, postfranquismo y democracia.
Cuando se trataba de cerrar centros de trabajo con piquetes, por regla general siempre se hacía pacíficamente, aunque supiéramos que volverían a abrir en cuanto nos perdieran de vista, y en muy contadas ocasiones algún o alguna imprudente se enfrentaba en actitud bronca y a veces, no siempre, veías algún empujón o intento de agresión que era rápidamente sofocado por el resto. Eran cuestiones menores y nunca pasaba nada.
Hoy es el día que, con el brutal recorte de libertades y derechos que padecemos, asisto estupefacto al bochornoso espectáculo de la brunete mediática, los y las demócratas de toda la vida, e incluso personajes que se autodenominan de izquierda, arremetiendo con toda su artillería contra el sindicalista Bódalo por una acción similar (no olvidar que estas personas son las más comprometidas en la defensa de las clases más débiles y desfavorecidas).
Si la justicia fuera igual para todos ¿no resultan actitudes violentas las del empresariado que despide sin motivo, deslocaliza teniendo beneficios, que discrimina por sexo y por afiliación sindical, que contamina brutalmente, que contrata sin Seguridad Social y sin prevención, que evade capitales y no paga impuestos... ¿A cuántos han encarcelado?
Koldo Laguardia (Miranda de Arga)  (en Diario de Noticias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada