viernes, 27 de mayo de 2016

LAS LÁGRIMAS DE ALBERT RIVERA

Albert Rivera se ha tenido que ir hasta Venezuela para ver lo que es el hambre. Le hubiera bastado graduarse la vista, comprarse unas gafas, darse una vuelta por cualquiera de esos barrios españoles donde la gente hace cola en los comedores sociales y los pobres tienen que dormir a las puertas de un banco, acostados entre cartones. Yo mismo le podía haber presentado a tres o cuatro mendigos de los que viven a salto de mata y a varias familias destrozadas gracias a las políticas de austeridad que vota su partido y las medidas neoliberales que defiende. Aunque según diversas organizaciones (desde Cáritas al Defensor del Pueblo), hay aproximadamente dos millones de niños con problemas de nutrición en España, estas cifras no impresionan gran cosa a Albert, que es Ciudadano sí, pero ante todo Ciudadano del mundo. (klik egin-ver más)
David Torres, en Público

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada