jueves, 23 de junio de 2016

SIN INSULTAR

Osasuna ascendió en 2000. Gobernaba UPN. Osasuna descendió en 2014. Gobernaba UPN. De 2000 a 2014, UPN no dejó de gobernar y de dirigir Hacienda y Osasuna no dejó de generar deuda con Hacienda, hasta 53 millones en 2014. En junio de 2012, Goicoechea llegó a Hacienda y Archanco a Osasuna. Osasuna pasó de pagar ni 3 millones anuales a Hacienda a pagar unos 15 millones anuales. Esto es: si se obliga a un contribuyente a que pague, paga. Lo que UPN no hizo los 12 años anteriores con Iribarren, Miranda y Sanz, lo hizo Goicoechea. Había un problema: UPN fiaba la capacidad de Osasuna de devolver deuda a seguir en Primera e ingresar más de 20 millones anuales de TV. El plan a 10 años de devolver deuda no contemplaba un descenso, insólito. En los dos años que Goicoechea estuvo en Hacienda antes de que Osasuna descendiera, jamás explicó nada a los navarros sobre la deuda real, ni trabajó con el resto de grupos alternativas si Osasuna descendía. Se bastaba solita. Osasuna descendió. Todas las cuentas de la lechera estallaron por los aires. Entonces UPN se sacó de la manga una ley supersónica en la que el deudor tasaba sus bienes y redactaba la ley por la cual iba a pagar su deuda: sin informes externos, sin auditorías externas, sin tasaciones independientes, sin tiempo. Esta ley sin parangón se nos puso delante y se pidió a todos que aprobaran semejante basura. Algunos, con razón, no lo hicieron, considerando que había otros sistemas que permitirían también la supervivencia del club y que, votasen lo que votasen, el sí a la ley ya estaba hecho, merced a la mayoría de UPN, PPN y PSN. UPN tuvo años y años y años para salvar a Osasuna de maneras éticas, justas, abiertas, transparentes y consensuadas. No lo hizo. No quiso, no se atrevió, no le dio la gana. Que se presenten ahora como salvadores es dantesco. Un nauseabundo insulto a la dignidad e inteligencia ciudadanas.
Jorge Nagore, en Diario de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada