sábado, 23 de mayo de 2015

ASÍ FUE

En noviembre de 2011 había 45.800 navarros registrados en el paro, 25.000 más que antes de la crisis, muchos de ellos ya en esa situación desde hacía varios años, una situación durísima para quien la vive, con las prestaciones agotadas y acudiendo a familiares, comedores sociales o religiosos. Quién sabe si para celebrarlo, la presidenta Barcina se subió un 33% el sueldo, elevó un 25% el de sus dos vicepresidentes y mejoró un 17% el de los consejeros, en aquel equipo en el que estaban UPN y PSN. Ni uno solo de los integrantes de aquel gobierno se negó a la subida, como tampoco lo hicieron los que en junio de 2012 llegaron tras la expulsión del PSN. Javier Esparza fue uno de ellos. Antes de la subida, el salario mensual bruto de un consejero era de 5.375 euros, una cifra más que respetable y que recompensa con creces la responsabilidad que incluye. Ninguno, repito, ninguno, consideró que aquello fuera una afrenta a una buena parte de la sociedad que poco a poco se iba desguazando más y más. Nadie, repito, nadie, ni en UPN ni en PSN elevó un solo centímetro la voz para criticar esa decisión. Nadie, repito, nadie, ni en UPN ni en PSN denunció públicamente esa infamia y se largó del partido. Estos dos partidos se vuelven a presentar a las elecciones que tienen lugar mañana y cada cual sabrá a quién le va a dar la gana de votar, pero algunos hechos son irrefutables y dicen mucho más de quienes los llevan a cabo que otra clase de decisiones políticas más o menos acertadas. En plena crisis galopante quienes tenían la capacidad y el poder para no despreciar con su ejemplo la durísima fase por la que pasaban muchos ciudadanos lo hicieron, no dudaron, incrementaron sin remilgos la parte de dinero de todos que se llevaban al bolsillo y no recibieron ninguna reprimenda pública por parte de ningún destacado militante o afiliado. Feliz voto mañana.
Jorge Nagore, en Diario de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada