miércoles, 2 de septiembre de 2015

LA SOLUCIÓN FINAL A LOS INCENDIOS FORESTALES EN EL NW PENINSULAR

El dinero tirado en echar al monte sin ton ni son a pistoleros a la búsqueda (inútil ¿cuántos están en la cárcel?) del incendiario, sería mucho mejor invertido en campañas de concienciación y de educación ambiental en el medio rural (abride escolas…). En enseñar a los adultos el valor de esa tierra que desprecian y, sobre todo, a los niños a que no reproduzcan los comportamientos de las bestias de sus padres: verbi gratia, tirar la nevera vieja al cauce del arroyo, la televisión en la cuneta de una pista, disparar a cualquier cosa que se mueva y poner lazos y cebos envenenados a los que se hayan escapado y, finalmente, provocar incendios en cuanto las retamas que salen del anterior incendio ya impiden ver en lontananza.
Pero el enemigo no es tanto la gente del rural, sino la incultura y la miseria con que se les ha castigado desde siglos atrás, reduciéndolos a un estado próximo a la animalidad. Éstas son, realmente, las verdaderas y últimas causas de los incendios, el elemento diferencial que explica por qué los bosques gallegos arden y los vascos y navarros, no. Es contra ellas que hay que combatir a muerte. Meter a alguien en la cárcel, además de que sólo van a coger al único desgraciado que se dejó atrapar, no va a dar solución a un problema que es de naturaleza sociológica y solución política. Cultura y progreso, mucho mejor que helicópteros y motobombas. Nadie con estudios y un buen trabajo, nadie que ame su tierra se dedica a provocar incendios en ella.   (klik egin-ver más)
La Mirada del Mendigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada