lunes, 1 de agosto de 2016

DOS DE LAS CALLES DE CORTES CONSERVAN DENOMINACIONES GOLPISTAS

Ochenta años después del golpe de estado fascista, todavía persisten símbolos que hacen apología de los represores y ofenden la memoria de quienes lucharon por una sociedad libre e igualitaria. En la localidad ribera de Cortes, donde decenas de vecinos fueron asesinados y muchos otros represaliados, nos encontramos con una calle denominada "Mártires de la Patria". Otra de menor extensión está dedicada al falangista estellés Julio Ruiz de Alda. Precisamente el año pasado el ayuntamiento de Pinto, en la comunidad de Madrid, retiró este último nombre de una de sus calles en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, que establece la obligación de retirar menciones de exaltación de la dictadura. Varias calles de Cortes cambiaron sus nombres franquistas en la primera legislatura de la democracia, presidida por el PSN, a instancias de la Candidatura de Izquierdas de Cortes. Pero estas dos permanecen, a pesar de haber habido posteriormente en varias corporaciones mayoría democrática y progresista suficiente para eliminar estos dolorosos vestigios del golpismo.
Hace apenas tres días hemos recibido del exterior el ejemplo de otra pauta de actuación. El ayuntamiento de Sevilla rechaza que los restos del general Queipo de Llano continúen enterrados en la basílica de la Macarena. Hora es de emprender acciones decididas para que, cualquiera que sea el destino del "Monumento a los Caídos" de Iruña, deje de ser el mausoleo de Mola y Sanjurjo, otros dos genocidas, inspiradores y ejecutores fundamentales del alzamiento militar de 1936.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada