jueves, 30 de abril de 2015

NEPAL, AÑO 2025

Por supuesto, hubo cambios después del 2015. Mucho del poco dinero recaudado que llegó a Nepal se utilizó principalmente para reconstruir y mejorar las dañadas infraestructuras turísticas. Incluso se aprovechó para terminar de borrar del mapa algunos barrios marginales de Kathmandu y alguna otra ciudad para poder construir nuevos complejos hoteleros. También se reacondicionaron los accesos al campamento base del Everest, y de otras cumbres, que hasta hoy contaban con más y mejores comodidades. El sector turístico nuevamente reinaba en la débil economía del país, aunque los impuestos de las empresas del sector, ninguna nepalí por cierto, fueran ínfimos. Y esto, a pesar de que muchos siguen contándonos que los sherpas viven muy bien y que el país avanzaba con las migajas del turismo que le han hecho además totalmente dependiente de esta entrada de divisas que occidente deja allí. (klik egin-ver más)
Jesús González Pazos, en Rebelión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada