sábado, 27 de junio de 2015

SOUFIAN NO SABÍA NADAR

¿Os acordais del niño marroquí que murió ahogado en una piscina hace poco aquí en Nafarroa? Resulta que no sabía nadar. Pero cuando preguntaron los monitores no dijo nada. Tenía 8 añicos, y me imagino que el orgullo suficiente para no decir delante de todos que no sabía hacer lo que todos si sabían. Nunca se había bañado en el mar o en el río o en una piscina, bonito. Y los padres han contado que estaba muy nervioso esperando el momento de hacerlo, junto a sus compañeros. Nunca se había sumergido en el agua, pobrico. Y es así que la policia foral es posible que cierre la investigación. Porque nadie es responsable. Bueno, no es suficiente con que una monitora quizás desconocida para él pregunte en publico si alguien no sabe, para que se le conteste. No es suficiente pensar que un niño marroquí seguro que tiene las mismas competencias que uno de aquí, porque el origen y las costumbres cambian la adquisición de estas. Y yo si creo que hay un responsable, la interculturalidad, que a veces esconde trampas como esta, en este caso mortal. La interculturalidad no es solo escuchar música étnica, ponerme ropa de otros lugares o viajar por el mundo de mochilero o en viaje programado. Es una serie de encuentros y desencuentros que solo se van superando con muchísima atención sobre una misma y sobre la otra persona. Espero que la gente responsable de establecer protocolos en esto de la interculturalidad escolar se apunte esta muerte en el alma, y a partir de ahora, cuando haya una celebración de estas características, se pregunte a los padres y madres de otro origen, antes que dejarlo en la responsabilidad de un niño que deba contestar en un momento en el que seguramente, todavía no estaba capacitado para contestar. Así al menos, en cada caso prevenido, el alma de Soufian volverá a este mundo por un momento.
La Chula Potra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada