sábado, 15 de agosto de 2015

REFLEXIONES POST-SANFERMINERAS DE LA CHULA POTRA

La cosa más destacable de estas ferias para mi fue trabajar en nuestra cafetería, pero después fue el ver todos los encierros desde el mismo punto, Sto Domingo 37, un día, y otro y otro. Desde nuestro local, se van tejiendo relaciones, gente que viene a correr delante de los toros todos los días, todos los años, y que por eso, para mi, deberían ser considerados ciudadanía pamplonica por derecho propio. Gente perdida que no sabe muy bien si el toro va p´arriba o p´abajo. Gaupaser@s que quieren disfrutar del espectáculo circense. Los carpinteros más guapos del mundo, la gente de la cruz roja, munipas... Gente que te cuenta, mientras toman un cafe a las 3 de la mañana, que el año pasado veía los encierros en la tele, enferma de cáncer, y que se había prometido a ella misma que si superaba el tratamiento, el año siguiente no se iba a perder ni uno. ¿Porque sienten tanto los encierros la gente que siente tanto los encierros?. Media hora antes de que nos cerraran el local por necesidades de seguridad y bla, bla, la cafetería olía a mierda. Muchos corredores entraban al baño y se dejaban el alma por el agujero que abre el miedo. Es algo escatológico contar esto, pero más escatológico es ver una persona tirada delante de tu local, con sangre saliendo a cada latido, de una arteria corneada. Y sobre todo, es escatológica la muerte, que este año, solo ha visitado el ruedo y se ha llevado por delante a más de 40 grandes herviboros después de torturarlos. (klik egin-ver más)
La Chula Potra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada