miércoles, 28 de octubre de 2015

ISRAEL Y EL ALMA PODRIDA DE OCCIDENTE

El alma podrida del establishment político occidental nunca queda más expuesta que cuando se trata del tema de Palestina. Es donde la hipocresía, los dobles raseros y la cobardía política se muestran en su grado más extremo.
Es suficientemente malo que el pueblo palestino haya sido obligado a sufrir una negación de sus derechos humanos, naturales y nacionales durante décadas. La injusticia que sufren se multiplica por diez por la complicidad de Occidente en la negación de su estatus legítimo de pueblo oprimido que lucha contra un opresor cruel y vengativo. Si despojamos esta lucha de las florituras y la ofuscación que se han permitido para distorsionar sus perfiles, hallaremos la raíz del problema y el sufrimiento bíblico que ha fluido y sigue fluyendo de ella.
Este conflicto no ha tenido que ver, y nunca lo ha tenido, con el derecho de Israel a existir o con su seguridad. No tiene tener que ver, y nunca lo ha tenido, con Hamás o su Carta. Ni siquiera tiene que ver con una solución de dos estados o de un estado, por lo menos ya no tiene que ver. Se trata de si nos ponemos de parte de un pueblo oprimido o de su opresor. (klik egin-ver más)
John Wight , en Counter Pounch

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada