miércoles, 21 de octubre de 2015

VOLKSWAGEN: EL PROBLEMA LO TENEMOS EN CASA

Cientos de trabajadores en la comarca de Pamplona vivimos de la automoción. Esto trae consigo dependencia, especialmente de la empresa alemana. La alternativa sería la supervivencia por la diversidad económica y la soberanía económica, alimentaria y energética.
Trae consigo todos los problemas derivados del trabajo en cadena a nivel de salud: músculo-esqueléticos, gástricos, cardiovasculares o/y sicológicos. Esta realidad creemos que es desconocida y poco estudiada tanto por las instituciones como por los medios universitarios o académicos. Hubo un plan diana del Gobierno de Navarra de UPN/PSN en relación a atacar o atajar los problemas músculo esqueléticos derivados de los trabajos en cadena o semicadena, pero, según parece, quedó en nada. La salud laboral es un problema público que debería ser atendido por el sistema público. Dada la responsabilidad de las empresas, son estas quienes deberían aportar al sistema público una cantidad de dinero por ello. Aunque, como sabemos todos, la clave está en la prevención y no en los sistemas privados o las mutuas. ¿Cómo no van a haber problemas de salud, si el ingeniero que diseña y construye las cadenas y las máquinas, apenas si ha estudiado 30 horas sobre salud laboral en una carrera de cinco años? Por otro lado sabemos hacer algo más que coches. El trabajo en cadena es inhumano; no hay que esperar a que lo diga el gerente cuando le cuadren las cuentas para una nueva automatización (o su chalé en la Costa Azul).  (klik egin-ver más)
Juan del Barrio (ecologista) y Víctor Abarzuza Fontellas (trabajador, 14 años de cadena)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada