jueves, 17 de diciembre de 2015

AHÓRRATE LAS FELICITACIONES

En estas entrañables fechas navideñas, llenas de paz y amor, que no me vengan con felicitaciones ni milongas todos esos que se rasgan las vestiduras por la terrible reforma fiscal que nos llega a Navarra. ¡Qué horror! ¡115.110 personas de la Comunidad, poco más de un tercio de la población total, van a tener que pagar más impuestos! Con unos ingresos de más de 30.000 euros anuales, y con mucho menos también, pueden estar tranquilos, que no les va a faltar comida en la mesa, ni mesa, ni casa, ni calefacción. A otros muchos, sin embargo, les falta de todo. 96.000 son las personas que sufren pobreza energética en Navarra, por ejemplo. ¿Os imagináis lo qué tiene que ser no tener agua caliente para bañar a los críos, vivir en una casa sin luz eléctrica, o pasar todo el invierno envuelto en una manta con una bronquitis que no se termina de curar porque no puedes encender la calefacción? Para todos ellos es, en parte, para los que se quieren recaudar esos 127 millones más que hacen falta.
Y en relación con el incremento de la presión fiscal a las grandes empresas ya vale de meter tanto miedo. Es cierto que su tipo impositivo crecerá tres puntos, pero también lo es que se verán recompensadas si invierten en I+D y crean trabajo de calidad, es decir, si contribuyen a la estabilidad económica y no vienen de paso como aves carroñeras a forrarse el riñón. El pasado martes, analistas de Laboral Kutxa decían que hay cuestiones que las grandes empresas valoran más que las subidas de impuestos como es el nivel de formación de los trabajadores o las infraestructuras, por ejemplo, cosas que se pagan, precisamente, con los impuestos.
Reyes Ilintxeta, en Diario de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada