martes, 24 de mayo de 2016

RINCONES DEL SALTUS VASCONUM: BURGOA, LA MONTAÑA MÁS SEPTENTRIONAL DE EUSKAL HERRIA

La división administrativa convencional de Euskal Herria -Iparralde+Hegoalde- contiene una evidente simplificación, muy poco convincente desde el punto de vista geográfico. Lo que llamamos Iparralde debería ser en todo caso Ipar-Ekialde si nos atenemos a la ubicación, pero es que además no todo su territorio está tan al norte. Hasta el punto de que el monte más septentrional de Euskal Herria se encuentra en Bizkaia., porque ni en las tierras llanas precursoras de las Landas que se encuentran en el norte de Lapurdi ni en las onduladas del entorno de Bidaxune, en el extremo norte de la Baja Navarra, existen elevaciones que merezcan la denominación de montañas.
Burgoa, la cima a la que aludimos, está situada a 43º25'53", cinco minutos más al norte que Urtsua, la cumbre más septentrional del País Vasco continental, entre Makaia, Kanbo y Hazparne. Alguna alteración se da si prescindimos de los catálogos oficiales de cimas -unas 600 en toda Vasconia-, porque ligeramente más al norte que Urtsua está Abarratea, cumbre no reconocida entre las que se consideran significativas, independientemente de su altura sobre el nivel del mar. Del mismo modo que Burgoa tiene un poco más al norte una antecima, llamada Aznabarra, en la que está enclavada una antena, y más cerca del mar el tómbolo de Gaztelugatxe. Pero cualquiera que sea el criterio que utilicemos, el resultado es el mismo. Nuestra montaña más septentrional está en las estribaciones del macizo de Sollube que caen hacia el Cantábrico a través del alargado cabo de Matxitxako.
Burgoa, de 452 metros de altitud, es una modesta cumbre a la que se puede subir desde Bakio o desde Bermeo. El camino está en ambos casos bien señalizado y al final tendremos que vencer una fuerte pendiente formada por piedras sueltas. En la cúspide, como tantas veces veremos en Bizkaia, una ikurriña. Faltaba en esta ocasión la bandera del Athletic. Las mejores vistas, las que tenemos hacia el E, con Bermeo y la isla de Izaro a nuestros pies, y Larrun y Aiako Harria en lontananza.
Nosotros visitamos esta cumbre el pasado 20 de abril partiendo de Bermeo, y una vez de desplazarnos hasta aquí no podíamos desaprovechar la ocasión para, a pesar del tiempo cambiante que tuvimos a lo largo de todo el día, realizar una circular en la que enlazamos Burgoa con Garbola, Sollube y Katillotxu, disfrutando en los últimos kilómetros de un excelente mirador sobre el estuario de Urdaibai. Sollube, punto culminante de la travesía, cima repleta de antenas, goza, a pesar de su escasa altura, inferior a los 700 metros, de unas extraordinarias vistas en todas las direcciones. Nos llamaron especialmente la atención las que teníamos hacia el O, con el cabo cántabro de Ajo en la costa y hacia el interior Castro Valnera, la Cordillera Cantábrica y Picos de Europa.
Puesto que hemos comenzado proporcionando datos geográficos, no cuesta nada completarlos dejando constancia que la cima oficial más meriodional de Euskal Herria está en el Cabezo del Fraile, cerca de Buñuel. La más occidental es la Peña del Moro, junto a Lanestosa. Y la más oriental es la más alta de todas, Hiru Errege Mahaia, si bien Anie o Auñamendi, más prominente aún, enclavada en lo que administrativamente es ya territorio bearnés, es una montaña que sentimentalmente hemos compartido históricamente como nuestra. El punto considerado como el centro geográfico de la actual Euskal Herria está en la sierra de Andia, en una depresión situada a unos 600 metros de la cumbre de Lezitza. Los valles de Goñi y Ergoiena ofrecen los accesos más sencillos para visitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada