viernes, 13 de mayo de 2016

UNA ESCULTURA PARA ELLAS

El 7 de mayo quedará en la historia del Parque de la Memoria como el día que se les hizo un homenaje a las mujeres represaliadas por el franquismo.
Porque las dejaron solas, con los niños entre sus faldas, sin medios, sin sustento, acusadas, discriminadas, humilladas y, cuando no, rapadas y paseadas para la burla y el regocijo del personal.
Ellas perdieron la guerra, las dejaron sin maridos, sin compañeros, sin hermanos o sin hijos, sin ningún tipo de pensión, como único premio la represión.
Uno las recuerda vestidas siempre de negro, con el cesto en la cabeza y la azada en el hombro, yendo a trabajar al campo, cuando podían o cuando les dejaban, caminando de un pueblo a otro buscando trabajo, entre el barro o entre el hielo, con alpargatas o sin ellas, para buscar el sustento, para buscar nuestro pan, cuando lo encontraban volvían cansadas y humilladas, cuando no, humilladas y cansadas.
Se echaron todo a las espaldas, el trabajo, la humillación, la casa, la desesperación, los hijos y las hijas, el llanto reprimido, el hacer el papel de madre y de padre a la vez, la educación de sus vástagos y la sinrazón de algunos de sus vecinos.  (klik egin-ver más)
José Ramón Martínez Benito, ex-alcalde de Sartaguda (en Diario de Noticias)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada