domingo, 12 de junio de 2016

EL MINISTRO FERNÁNDEZ SE APUNTA A LA "PRESUNCIÓN DE INOCENCIA" CUANDO SE TRATA DE LA SELECCIÓN ESPAÑOLA

Ante la situación planteada tras la denuncia de casos de trata de seres humanos y explotación sexual a menores, en los que podrían estar implicados dos conocidos futbolistas, no cabe otra posición que la exigencia de un rápido esclarecimiento de los hechos, de que se haga justicia y se castigue a los autores, sean quienes sean. Es obligado mientras tanto respetar la presunción de inocencia, pero tampoco está de más recordar que en un caso similar reciente otra célebre estrella del fútbol fue apartada preventivamente de la selección de su país.

El ministro de Interior en funciones Fernández Díaz también habla de presunción de inocencia, "una gran conquista democrática" según el primer valedor de la Ley Mordaza, pero para nada de la necesidad de hacer justicia. Preguntado por los hechos, lo primero que ha respondido es que espera que "esto no afecte a la selección española". 

Resulta desolador que alguien educado en los valores franquistas, significado siempre por cercenar las libertades, el mismo que animaba al resto de poderes del estado a poner en marcha la "ingeniería jurídica" necesaria para dejar sin efecto la amonestación de Estrasburgo a España por vulneración de derechos humanos, pretenda aparecer como copartícipe de las conquistas democráticas. Y ya está más allá del límite de lo que se puede soportar que el mismo que ha defendido en todas sus actuaciones públicas la presunción de culpabilidad para los refugiados, a quienes definió como "un riesgo para la seguridad", el mismo que justificó la masacre de El Tarajal, en Ceuta, pretenda aparecer ahora como garante de la presunción de inocencia.

Si su propósito era dar muestra de su ardor patriotero y futbolero, no hay lugar a dudas. Está años luz por delante de su aprecio por las convicciones democráticas y el respeto a los derechos más elementales.
Praxku

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada