martes, 11 de octubre de 2016

QUE VIENE EL TANQUE

Cuando comience el desfile todos en pie. Saluden alegres al tanque, al caza, a la cabra, al himno, al parche de Millán Astray y al Rey. O desen por jodidos. El día de la patria de toda la vida es una excusa para que la España de hoy celebre su deporte nacional de siempre: correr a los malos españoles a gorrazos. El 12-O es mal día para los ateos de banderas, como es mal día para el zorro británico el día de la caza del zorro. La España única, la grande y la que se molesta si eres tan libre como para pasar del juego patriotero, te observará con lupa. ¿Ha sido eso un gesto de desagrado al paso del tanque, caballero? Acompáñeme al tribunal de españolidad, que le voy a hacer un cuestionario. La b) Sanidad pública. Uf, váyase usted a Cuba, hombre. El 12 de octubre es ese día en el que a los ateos de nacionalismo se les riñe, como a niños pequeños que cierran la boca ante la llegada del avioncito –un caza, por supuesto-- que trae una cucharada con dos tazas de más de lo mismo, de la misma simbología vacía que hace de felpudo bajo el que barrer. (klik egin-ver más)
Gerardo Tecé, en Contexto y Acción

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada