viernes, 16 de diciembre de 2016

SOMOS CHINOS YA

Dijo ayer Petar Vasiljevic, director deportivo de Osasuna, que sería feliz si viniese un chino “como al Espanyol” y pusiese “50 millones de euros, con salarios de 2 o 3 millones”, no para beneficiarse directamente él, sino para haber podido elaborar una mejor plantilla. Pero habrá que aclararle que el chino ya puso 50 millones e incluso más, que el chino se llama Comunidad Foral de Navarra y que gracias a que los puso sostiene, entre otros, su sueldo, que está externalizado del club, no se sabe muy bien por qué. El chino puso esos 50 millones, eso sí, poco a poco, por el método de no cobrar lo que tenía que haber cobrado. Ahora, mientras los estatutos y los socios no digan lo contrario, los chinos no pueden poner nada porque el club es un club deportivo y no una sociedad anónima, ya que si fuese una sociedad anónima al uso posiblemente usted también habría sido fulminantemente despedido hace varias jornadas, antes incluso que Enrique Martín Monreal, al que quizá el chino habría tenido la dignidad de mantener unas semanas más en el cargo toda vez que fue el principal artífice de que el club subiese a la Primera División, división en la que usted como jugador de Osasuna no llegó a actuar, habida cuenta de que los apenas 63 partidos que usted disputó como rojillo los disputó en Segunda. Curiosa figura en todo caso esta de los directores deportivos, a los que no se puede juzgar desde fuera con la misma o ni siquiera aproximada exactitud que a los entrenadores, toda vez que nunca se acaba de saber qué responsabilidad tienen en fichajes, planificaciones y resultados. Y si no basta ver que Vasiljevic explicó ayer que todos los fichajes contaron con el visto bueno de Martín, algo que Martín negaba días atrás. El mundo era mucho más sencillo cuando no había tanto bolsillo que llenar a costa de un club de fútbol. O, mejor dicho, a costa de los contribuyentes chinos.
Jorge Nagore, en Diario de Noticias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada