domingo, 19 de marzo de 2017

LAICISMO Y PLURALIDAD INSTITUCIONAL

La visita de la imagen del ángel de Aralar a Iruñea ha originado una vez más un debate. Esta vez no se ha resuelto con la flexibilidad que exigiría la pluralidad de una sociedad moderna, como la navarra. Se siguen confundiendo cuestiones tan diferentes como laicismo, que es una estructura social básica de la democracia, con ateísmo o agnosticismo, que son actitudes personales.
En una sociedad democrática, los ateos, igual que los cristianos, o los judíos o los musulmanes tienen que aceptar y acatar el laicismo como pluralidad democrática en la que se respeten las posturas, creencias e ideas más diferentes. La libertad religiosa no significa más que la defensa del laicismo de las estructuras sociales y su virtualidad es manifiesta en los países en los que hay mayorías de creyentes musulmanes, judíos, hindúes o de cualquier otra creencia. (klik egin-ver más)
Patxi Zabaleta, en Diario de Noticias

2 comentarios:

  1. Lo que se confunde, lo que no se quiere ver, es que el ateísmo no tiene templos, ni representantes ni “santos” ni “vírgenes” ni “dioses” –no tiene costo institucional ni social- pues le basta con las cosas reales que nos rodean y descubrir sus secretos que eso sí que debería ser una “religión” obligatoria, y que por tanto no puede ser recibido institucionalmente en los términos que se hace con la cosa religiosa, sin olvidar, que jamás se tuvo intención desde el Poder Civil (ni Militar) de hacer lo propio con el ateísmo .Por igualdad, todas las religiones deberían autoimponerse la misma “invisibilidad institucional” que el ateísmo, o sino hacérselo imponer, máxime cuando éstas ya tienen lugares exclusivos y excluyentes, suntuosos, colosales, construidos con sufrimiento humano y muy poco amor´. Y nada más necesitan, pues, salvo que se les deje estar ahí. Eso sí, cumpliendo con los deberes civiles que todos en una sociedad deben cumplir, y respetando las leyes, cosa que no siempre es así.

    Libertad religiosa es poder tener lugares donde se enseña esa religión, cosa que hay y de sobra, pero no lo es imponer en la cuna, en la escuela y en todos los ámbitos importantes de la vida de una persona y de una sociedad –las fiestas son buen ejemplo de ello pues están sometidas a lo religioso- la religión. Y los creyentes de religiones deben costear el mantenimiento de sus creencias y no como hasta ahora. Pero no debemos olvidar que mientras el ateísmo ha sido y es tenido como algo de poco brillo social y cosas peores, la religión, que no es más que paganismo, credulismo e ignorancia, goza de brillo inmerecido que en ningún caso el laicismo debe proteger o potenciar, al contrario, el laicismo debería, porque como todo en esta vida debe evolucionar, animar a dejar vanas creencias que de nada nos sirven, ser didáctico en vez de fomentar estupideces y, lo más importante, luchar firmemente contra el adoctrinamiento desde la cuna al que sometemos a nuestros hijos con el que confirmamos que ni creemos en el laicismo ni lo cumplimos: nuestros hijos deben aprender el ateísmo tanto como las religiones, repitos, las religiones, no una religión como hacemos aquí, y cuando sean mayores de edad, ya decidirán lo que desean ser. ¿Hacemos esto o todo lo contrario? Por tanto la lucha atea, es decir, la lucha de la ciencia, el conocimiento y el sentido común, no puede ser inocua ni sujeta a las pretensiones de Zabaleta porque la religión católica jamás respetó el laicismo así como los gobernantes y los de navarra son ejemplo de ello. El ateísmo está pendiente de la deuda institucional que se tiene con él: por acotar el tiempo, desde 1936 hasta nuestros días sólo la iglesia católica ha sido beneficiaria en grado sumo de los dineros, leyes y demás prebendas institucionales como nadie: ¿laicismo?... En base al engaño de que “la sociedad es católica”. ¡Claro que lo es!. No en vano tuvimos una dictadura católica de 40 años más estos 40 de prórroga que llevamos. Laicismo, por tanto, sería imponer 80 años de ateísmo a la sociedad o desintoxicarla del catolicismo, para equilibrar, tras los cuales ¡ya veríamos si la gran mayoría social era católica u otra cosa!. Nadie nace católico, pero si ateo. Los católicos se fabrican, los ateos no. Y esto es lo que hay que combatir mediante el laicismo y no que mediante él hacemos posible la perpetuación y la discriminación abusiva de la cosa religiosa católica.

    No olvidemos el pasado reciente en esa supuesta Navarra ultra católica: En Castejón se decía día antes de la gran matanza inducida por la cosa religiosa católica: “somos un pueblo muy civilizado: no tenemos iglesias ni conventos pero si tres escuelas con calefacción y……” Que hoy Castejón no siga siendo o haya vuelto a este estado de libertad sin precedentes no es por culpa del ateísmo sino del catolicismo religioso e institucional y del laicismo mal entendido.

    ResponderEliminar
  2. Que el laicismo es usado por los gobernantes como excusa para seguir engordando al catolicismo es prueba irrefutable: mientras la cosa pública, que la utilizamos todos, como los colegios o centros de salud, a diferencia de lo religioso que no es usado por todos, no gozan ni de la cantidad ni de la solemnidad que los otros derrochan, estos últimos mantienen su estatus privilegiado hacia arriba…. Es incomprensible que haya localidades de pocos habitantes, como mi pueblo de 2400 vidas, que pueden permitirse tener tres iglesias, dos ermitas y dos colegios religiosos, y solamente una escuela pública donde no se respeta el laicismo, sino que se imparte la religión católica. ¿Cómo puede suceder algo así dónde los gobernantes dicen respetar el laicismo? ¿Cómo pueden mantener tantos centros religiosos unos pocos ciudadanos si entre todos no podemos tener una escuela pública digna, moderna y bien equipada o sea, lo que hoy no tenemos? ¿Còmo hay pueblos que se les dice es inviable tener una escuela municipal porque son pocos niños y sin embargo tienen 2 o 3 iglesias que también cuentan con pocos feligreses y son edificios de costosísimas reparaciones y sino recordemos lo que se ha gastado en rehabilitar la entrada de una iglesia de Tudela recientemente? Basta ya de seguir engañando y perpetuando el parasitarismo anacrónico que son todas las religiones y en especial la católica

    ResponderEliminar