miércoles, 2 de agosto de 2017

LOS DETECTORES DE METALES Y LA GUERRA SANTA

Hace unos días tres terroristas israelíes asesinaron a dos policías árabes en Jerusalén. La prensa española no lo contó así pero el que dice la verdad soy yo y ellos también.
Ambos decimos medias verdades pues los cinco muertos eran de nacionalidad árabe y ciudadanía israelí.
Pero el Estado de Israel en prevención de la vida de sus servidores (los policías) y fiel a su política de defensa basada en el bíblico ojo por ojo, decidió restringir el acceso a la mezquita de Aal Aksá. Este es el tercer lugar mas sagrado para el Islam, después de La Meca y Medina. No ha debido de acordarse la autoridad competente israelí de lo que sucedió hace algo menos de diez siglos en la misma ciudad cuando también se decidió restringir el acceso a los peregrinos cristianos.
En el siglo IV el emperador del Imperio Romano de Oriente se bautizó y pasó de creerse un dios a creer en Jesús como el Dios verdadero y se encontró con que los santos lugares del cristianismo estaban en su territorio, Belén, Nazaret y sobre todo Jerusalén. Peregrinos judíos y cristianos llevaban siglos acudiendo allí, los segundos de manera ilegal hasta su legalización. Siglos después los Árabes Omeyas primero y los Abásidas,
que también eran árabes conquistaron la ciudad, sin cambiar sus leyes de recepción de peregrinos pero priorizando a sus propios creyentes los musulmanes. Como también llegaron inmigrantes permanentes la ciudad se fué arabizando e islamizándose, dos siglos después la ciudad tres veces santa fue conquistada por los turcos selyúcidas y decidieron restringir el acceso a los cristianos.
De entre los miles de peregrinos ultrajados e indignados surgió un cabecilla o un gran líder Pedro el Ermitaño que predicó la guerra santa para liberar los santos lugares. Unos cien mil hombres con cruces le siguieron, por eso sus seguidores son conocidos como cruzados y la serie de guerras que provocaron para liberar Jerusalén son conocidas como Cruzadas y de aquellos lodos..... Bueno, saquen ustedes conclusiones. Joseba Murillejo

2 comentarios:

  1. No sé si la exacerbación de lo nacional conduce al fascismo -no confundir con eso que por aquí llaman los exacerbados rojigualdos como "nacionalismos periféricos"- o es el fascismo el que lleva al nacionalismo exacerbado, pero las tres religiones monoteísta son y fueron causa de las mayores barbaridades perpetradas en nombre de un dios inexistente. Y son ellas, las tres religiones, el peor de los nacionalismos habidos y existentes en la actualidad, algo que los propios creyentes acreditan constantemente: nada hay más odioso para un creyente monoteísta de cualquiera de estas tres religiones fascistas que los otros dos creyentes de las otras dos religiones restantes..

    Y como muy bien nos ha dejado escrito el vecino de Pamplona en su magnífico e imprescindible libro “AÑO 303, INVENTAN EL CRISTIANISMO”, Fernando Conde, fueron los propios romanos los que impusieron el dios único frente al olimpo de los dioses hasta la fecha vigente. Fueron el augusto Constantino, quien seducido por las vesanias de un cuentista, Lactancio, y ayudado éste por un historiador y bibliotecarios, Eusebio, crearon una gran fábula llamada religión cristiana.

    Así que no es cierto que antes del siglo IV los cristianos llevaran siglos peregrinando por esos lugares “sagrados” porque fueron creados en el siglo IV, Belén, Nazareth, el monte de la inexistente crucifixión……, por iniciativa de la propia madre de Constantino , la cual quedó prendada del relato cristiano desde que tuvo conocimiento y por tal motivo hizo de los lugares que se detallaban en la fábula ideada por Lactancio esos que hoy conocemos como lugares “sagrados” cristianos. Ni existió Jesús, ni hizo milagros, ni fue muerto en la cruz ni resucitó; ni hubo virgen María ni san José, ni portal de Belén ni reyes magos ni 12 apóstoles…

    En resumidas cuentas, más nos valdría dejar de adoctrinar desde la cuna a los niños en supercherías religiosas y hacerlos amantes y respetuosos del saber, el conocimiento, la ciencia y el sentido común. Porque es vergonzoso y cosas peores que estemos en un mundo donde hay leyes para proteger la estupidez, y todas las religiones lo son, mientras no hay ninguna para defender a la ciencia y el conocimiento de los estúpidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la respuesta te ha salido un artículo a ti también.

      Eliminar