jueves, 9 de julio de 2015

ROBERTO JIMÉNEZ PREFIERE GENTE BIEN EN LOS CARGOS PÚBLICOS

No sé cuánto habrá afectado a los cargos públicos que han decidido rebajar sus retribuciones el poco mérito que les concede Roberto Jiménez, pero es de auténtico mal gusto frivolizar con la triste realidad actual del mercado laboral justificando su opinión en que “antes ganarían cuatro pelas”. Y la conclusión obvia de sus declaraciones, que a la política se dedique la gente bien, tampoco parece muy propia de un socialista.

Tampoco se entiende bien el “orgullo” que dice sentir por haber servido a Navarra, cuando no ha aparecido por aquí en toda la campaña electoral a dar cuenta del balance de su gestión al frente del partido, primero en el gobierno y después en la oposición, durante la legislatura pasada, sin que nadie, que se sepa, le haya echado en falta. Lo que está bien a la vista es su enorme desagrado por el cambio político. Si no es para que gobiernen ellos, mucho mejor que siguiese UPN. Hasta tal punto es su inclinación por el bipartidismo, sistema al que ya le oímos dedicar melosos elogios en una charla que dio hace año y medio en Carcastillo. Aunque todo eso lo podría expresar más relajado y con mayor educación que la que demostró anteayer en la procesión de San Fermìn, donde le vieron vociferar e insultar gravemente al alcalde de Pamplona desde un balcón de la calle Zapatería.

Lo peor de todo es que aunque se hayan quitado de momento de encima tan pesado lastre en la organización navarra, no ha desaparecido ni mucho menos del escenario, con todo lo que dice que ganaría como abogado. Pocas esperanzas de solucionar su situación pueden albergar los concejales de Tafalla si el asesoramiento que puede recibir la ejecutiva federal del PSOE en cuestión de política navarra proviene de elementos de la calidad humana y política de Roberto Jiménez.

Praxku


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada