miércoles, 21 de septiembre de 2016

EL TREN QUE LLEGÓ TARDE Y SE FUE PRONTO

Los que se encaminen hacia Cintruénigo por la carretera N-113 dejarán a la derecha un llamativo edificio, hoy pasto de vándalos y fantasmas, que en su día acogió la estación de tren de Fitero. Desde 1999 Adif puso en subasta el edificio rectangular de dos plantas, con vanos de medio punto en el piso inferior y adintelados en la superior. Aquella construcción servía como edificio de la estación propiamente dicho, en donde estaban las taquillas, salas de espera y baños en la planta baja y vivienda del jefe de estación y familia en la planta superior. A unos metros del edificio de la estación se encuentra el muelle, en muy mal estado, y servicios para clientes, en idénticas condiciones. (klik egin-ver más)
Pedro Pérez Bozal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada