lunes, 23 de enero de 2017

AGUR, CALANDRIA

El pasado día 18, un día frío, enterramos a Ramón Esquíroz, el popular “Calandria”, con su túnica de romero. Tenía 84 años. Ver su cuerpo yacente hizo que muchos hiciéramos el mismo comentario: era la primera vez que veíamos a Ramón tranquilo, sin prisas, sin estar organizando algo.
Si no hubiera heredado de su familia el apodo de “Calandria”, por lo de cantarines, es posible que se lo hubieran puesto a él, por lo de inquieto, por estar siempre incansable agitando el paisaje local.
Estudió música y para finales de los años 40 ya estaba tocando la trompeta con El Aguazón y montando su primer grupo musical, la Orquesta Ámbar, con Fernando Asa, Javier Beorlegui, Armando Ricotti y Francisco Iradier. Además, en la Banda de Música durante muchos años. Tuvo oficio medievales, ya desaparecidos, como el de pregonero o cultivador de canarios. También fue alguacil y, hasta su jubilación, trabajó de conserje del Ayuntamiento. Pero su vocación era promover, crear espectáculo, embellecer la fiesta. (klik egin-ver más)
La Voz de la Merindad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada